¿Dejaría de tener sexo como el actor Verástegui?

Después de escuchar la entrevista hecha por CNN al actor y productor mexicano, Eduardo Verástegui, sobre los 13 años que cumple sin tener sexo, apruebo solo un argumento que da para haber tomada la fatídica decisión.

De manera rápida les cuento las razones por las cuales Verástegui no ha tenido sexo por más de una década. En la entrevista dice que a los 28 años de edad,  hace 13 años, su profesora de inglés le preguntó: ¿Cuál sería el hombre que escogerías para tu hija?

Por supuesto, el actor describió a un santo como el prospecto perfecto para la hija que aún no ha nacido, y es que sin sexo, ¿cómo?

Foto tomada de www.see-sex-shop.com
Foto tomada de http://www.see-sex-shop.com

La profesora le lanzó la pregunta porque él, señala, a esa edad follaba con cuanta vieja se le atravesó, lo que alimentó su ego varonil pero no lo hacía sentir pleno. Por lo contrario, se acercó a las mujeres para tener un rato de placer, y no le gustaría que un hombre le hiciera eso a su hija, incluso a su madre o hermanas.

Desde entonces, Verástegui decide no tener sexo con mujer alguna que no sea la madre de sus hijos, es decir, su esposa. Mujer que no conoce, según afirma en la entrevista de televisión.

Foto tomada de www.radioformula.com.mx
Foto tomada de http://www.radioformula.com.mx

El actor manifiesta que es extremo, y sí que lo es. Porque, independiente de que toda hija de cualquier hombre se merezca una pareja fiel, leal y un montón de cosas más, existen categorías de relaciones. Unas tendrán amor, romance y sexo. Otras sexo… y solo buen y rico sexo, como otras solo amor.

No por elegir la segunda opción, las mujeres son “abusadas”, como lo señala el actor. Las mujeres son dueñas de su cuerpo y responsables de protegerlo y compartirlo con un hombre en diferentes circunstancias.

Somos libres de elegir el camino a seguir y determinar qué tipo de relación y con quién se tiene. Esto aplica a mujeres independientes, seguras y maduras, que no se enamoran de la persona con la que tienen sexo, sino que disfrutan una y otra vez la conexión física que se crea entre ambos.

Yo también espero un hombre “santo”, lo confieso, que pueda ser fiel, leal, buen polvo, tierno, trabajador, sincero… pero diferente a Eduardo, no pondré candado a mi vagina mientras llega. Eso sí, las llaves de este lugar, solo las manejo yo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s