Lo sacro de un orgasmo

La barrera se rompe para tocarse, toda la piel. La humedad de mi vagina me delata, después de besos, caricias y de mirar sus ojos.

El cierre del sexo, con un orgasmo, es la respuesta a un vínculo al que llamo sacro. Un instante en el que hablo con un gemido para decirle que me gusta, lo quiero y deseo. Que buscaré que se repita, lo terrenal y fuera del universo, del corto momento en que se hinchan mis labios inferiores.

El orgasmo es un obsequio que me doy y que ofrezco en par y par con mis piernas abiertas y mi boca casi deshidratada. Un tesoro que se sirve como un plato recién hecho a quien queremos complacer y de quien recibimos complacencia.

Tomo su cabello con fuerza y paso mis uñas por su espalda. Mi cuerpo no pesa, y entonces, entrecierro los ojos y él me ve. Repetiré esta escena contigo, mañana. Solo trae tu pene de regalo.

 

Foto: tomada de http://www.puranoticia.cl/
Foto: tomada de http://www.puranoticia.cl/
Anuncios

3 comentarios en “Lo sacro de un orgasmo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s