En busca del jugador número 10

Pene grueso, largo, delgado o pequeño ¿cuál funciona mejor ? De eso discuten mujeres y hombres que tratan de sacar teorías sobre quiénes son realmente buenos polvos.

Discuten sobre el preámbulo, el acto en sí y el pos… Hablan de amor para sentir placer o de ser puta en la cama.

Hablan de una copa o una salida a comer para romper el hielo. En fin. Tantas historias alrededor del sexo inolvidable, de ese que te lleva a lamer, como en plato de comida, cada centímetro de borona. A ganarse el puesto preferido en la cima del placer con un 10 invencible.

Para encontrar el jugador número 10 debe existir el deseo o la tan conocida frase: ‘tenerle ganas al alguien’ y descubrir si puede lucir la camiseta con ese dichoso escalafón. Por ello he partido el sexo en 2 momentos.

Uno, el quicky que cae como anillo al dedo de vez en cuando. Dos, al sexo con dedicación, cargado de un preámbulo sazonado con fetiches, poses, caricias, besos, y más besos, en las piernas, senos, cuello, en cada rincón, y en los labios, incluida la “sonrisa vertical” de la que habla Andrés Calamaro en una de sus canciones.

Pero es necesario aclarar: Hombres no crean que por tener el pene grueso o largo serán buenos polvos. Saben que las mujeres, todas, por una cuestión física, ¿sentimos más placer sobre los labios y el clítoris? Y ¿qué con movimientos suaves, se puede tener un orgasmo?

images (3)

Foto: Tomada de Internet.

 ¿Saben que salir corriendo al baño después de un orgasmo quita puntos?

Pasen unos segundos allí, en la cama u otro sitio cómodo. La ‘cucharita’ se inventó con ese propósito.

Sobre los hombres que hablan, creo que hay mujeres que se sienten más seducidas con unos susurros en la oreja. Pero ya. Hasta ahí. Nada de sermonear. ¡A lo que vinimos!

Fuerza, hombres. Entre la ternura y la pasión, no entre la debilidad y la brusquedad. Aunque esto es relativo, porque el sadomasoquismo tiene sus seguidores.

Ya en otro punto, el hombre que reconoce el momento preciso para eyacular, luego de esperar el orgasmo de la mujer, se convierte en un jugador sexual con muchas posibilidades de llegar a ser el número 10.

La mejor forma de saberlo es que los busquen para repetir. Si no lo hacen. Den por hecho, hombres, que no llegaron ni al puesto número 6.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s